Artrosis y artritis. Las diferencias entre estas dolorosas enfermedades articulares

Artrosis y artritis

Este invierno se ha caracterizado por las bajas temperaturas, las cuales suelen acompañarse de las temidas enfermedades respiratorias y la incómoda sensación de frío constante que nos obliga a abrigarnos más de la cuenta y estar lo más cerca posible de lugares con calefacción.

Pero los virus respiratorios no son las únicas enfermedades que se presentan en esta temporada. Las afecciones a los huesos  si bien no surgen específicamente en el invierno, aumentan sus síntomas a causa de las temperaturas bajas.

Existen diversas enfermedades a las articulaciones (zona donde se unen 2 huesos), pero las más conocidas suelen ser la artrosis y la artritis que muchas veces suelen confundirse pero no son lo mismo.

A continuación te hablaremos de sus características principales:

¿Qué es la artritis?

La artritis de define como la inflamación o degeneración de una o más articulaciones. Existen más de 100 tipos diferentes de artritis.

El cartílago cumple la función de proteger una articulación permitiendo que se mueva en forma suave. También absorbe el golpe cuando se ejerce presión sobre la articulación, como sucede cuando uno camina.  Sin la cantidad usual de cartílago, los huesos bajo el cartílago se dañan y se rozan. Esto causa dolor, hinchazón (inflamación) y rigidez.

En la mayoría de los casos, la inflamación articular desaparece después de que la causa desaparece o recibe tratamiento. En el caso de la artritis prolongada (crónica) la inflamación no desaparece.

La artritis puede presentarse en hombres o mujeres. La osteoartritis es el tipo más común.

¿Qué es la artrosis?

La artrosis es una enfermedad crónica que afecta a las articulaciones. Normalmente, está localizada en las manos, las rodillas, la cadera o la columna vertebral. La artrosis provoca dolor, inflamación e impide que se puedan realizar con normalidad algunos movimientos tan cotidianos como cerrar la mano, subir escaleras o caminar.

La artrosis provoca el deterioro del cartílago articular provocando que los huesos se vayan desgastando y aparezca el dolor. A medida que el cartílago va desapareciendo, el hueso reacciona y crece por los lados (osteofitos) produciendo la deformación de la articulación.

¿Qué tienen en común la artritis y la artrosis?

  • Tanto la artritis como la artrosis son patologías relacionadas con las articulaciones, que causan dolor y reducen la calidad de vida.
  • El exceso de peso es uno de los factores que aumenta la posibilidad de sufrir estas enfermedades.
  • Sus consecuencias son: disminución del rango de movimiento de las articulaciones, rigidez (sobre todo matutina cuando se comienza a padecer la enfermedad) y dolor.
  • En ambos casos es importante el ejercicio físico regular, siempre atendiendo a las necesidades personales de cada paciente y llevado a cabo por un profesional. La actividad física en pacientes de artritis y artrosis puede ayudar a retrasar el envejecimiento del cartílago y el dolor de las articulaciones, aumentar la fuerza muscular y la densidad ósea, mejorar el rango de movilidad de las articulaciones, disminuir la depresión y mejorar el estado de ánimo.
Artritis Artrosis
  • El tratamiento dependerá de su origen, pero suelen utilizarse corticoides, antiinflamatorios y supresores del dolor: la idea es centrarse en la enfermedad que la ha causado y así mejorar el estado del paciente.
  • Causas variadas (enfermedad autoinmune, infección, traumatismo).
  • Las articulaciones se inflaman. Las articulaciones están calientes, rojas e hinchadas, y con el tiempo también pueden deformarse.
  • Su localización la artritis dependerá del tipo. Por ejemplo, la artritis reumatoide ataca más a las muñecas y dedos de las manos, y la gota, generalmente, a pies, tobillos y rodillas.
  • El dolor es constante.
  • Muchos tipos de artritis se acompañan de pérdida de peso, cansancio, fiebre, entre otros.
  • Su diagnóstico suele requerir exámenes de sangre, entre otras exploraciones.
  • No hay una cura, ya que es degenerativa: simplemente se puede tratar de reducir el dolor con fármacos antiinflamatorios e inmunosupresores.
  • Causa: envejecimiento y desgaste del cartílago.
  • Las articulaciones «crujen» al moverlas, y en fases avanzadas se deforman y pierden movilidad.
  • La artrosis, por su parte, se localiza sobre todo en manos, rodillas, caderas, columna y pies.
  • Se produce más dolor al mover la articulación y suele mejorar al dejarla en reposo.
  • Solo afecta a las articulaciones y no presenta otros síntomas extra articulares.
  • Su diagnóstico se realiza a través de los síntomas, la exploración física y radiológica.


 

Si estás presentando síntomas que puedan indicar la presencia de alguna de estas enfermedades, es hora de solicitar una cita médica. Recuerda que cuanto antes se realice un tratamiento, mejores son los resultados.

Si presentas alguno de estos síntomas

es hora de reservar tu cita médica con nuestros profesionales